Poesía natural

Poesía natural

DERECHOS DE AUTOR



Al buscar sobre el tema de derechos de autor, me topé con una página llamada revistas abiertas, donde tienen una sección sobre preguntas frecuentes referentes al tema.


Dan una explicación corta y precisa, sobre como, cuando y donde comienzan y terminan los derechos de autor, si hay que registrar obras o no, las diferentes modalidades de derechos que existen, si se puede modificar, reproducir, etc.

Ahora bien, yo me pregunto, en una época donde compartimos todo, absolutamente todo, (si no me creen, vean las cosas que la gente sube a Internet), ¿Cuál es el afán o esa necesidad de proclamar una propiedad intelectual?

Es cierto que importante legislar sobre este asunto y poner normas que regularicen el uso, por que ya sabemos que sin limites siempre hay desmanes, pero en si. . . ¿Cuantos de ellos son acatados? . . . ¿Cuantos de ellos siguen siendo válidos? . . . Y de verdad. . . ¿Cuantos de ellos la gente conoce?, en si me encantaría saber. . . ¿A cuantas personas en el mundo le importa?

Como artista, he de confesar que a la hora de crear algo, no me pongo a pensar en ello. La información que tenía sobre el asunto era poca por no decir que nada, por que en realidad no me interesa, (si, están leyendo bien) . . . Para mi la concepción de propiedad intelectual, se reduce a un asunto de intereses y reconocimiento. Es cierto que todos los seres humanos lo admitamos o no, buscamos felicitación, figuración y destacar por lo que hacemos, somos mas que felices también si logramos lucrarnos por ello. (Nadie vive del aire).

Las regulaciones y legislaciones sobre la autoría, no digo que sean completamente inútiles, por que no es asi, ellas ayudan a que se de un puesto y un manifiesto de individualidad, permitiendo que individuos se destaquen por una idea, un invento, una imagen o cualquier expresión humana, sobre el resto de la sociedad en la que habita y vivir de ello.

Con esto en mente, considero que los derechos de autor deben estar a la orden de las transacciones que se realicen en primera instancia con los productos de las ideas, es decir, yo hago una pintura, escribo un libro, o diseño una cubierta para un producto del logo de la manzana por poner algunos ejemplos, luego ¿Que hago con eso?, ¿Lo voy a vender, lo voy a regalar? ¿Su creación tiene un propósito, como una empresa de destino, una campaña publicitaria, un premio? o ¿simplemente la hice por qué quise?

Pues  todo está en la Internet, se comparte, se publica, se edita, se cambia, por tanto se debe asumir que si un contenido sube a la red, (lo hagas tu o lo haga otro) dejara de ser tuyo.

Yo personalmente considero que las obras, tanto literarias como artísticas en general, deberían proveérseles dentro de su producción elementos que las haga destacar de las demás, haciéndolas validas por sí mismas y no por quien las creo. Que sean pensamientos y proyectos que trasciendan,  que recorran el mundo entero, perdurando en el tiempo sin importar de quien sean, contribuyendo a una mejora y evolución del mundo.

La producción intelectual se convierte así en algo independiente y funcional por sí mismo. Es como si tuviera vida propia.

Las obras pertenecen a su autor hasta el momento en que ven la luz, es decir, cuando se está creando, componiendo, escribiendo, inventando o simplemente pensando, es del que lo realiza, pero al momento de compartirlo con alguien, venderlo, ya sea publicidad, un encargo o una empresa, deja de pertenecerle, pasa a su comprador, realiza su función específica de comunicar o representar tal o cual producto, luego va a difusión al público objetivo, y es ahí cuando ya no le pertenece a nadie, porque en su totalidad es de dominio de la comunidad.

Es una reacción en cadena, tu creas, lo compartes, ellos observan, les gusta, lo re-comparten y el mundo se entera (si es un poco exagerado pero en si así funciona) .  Las redes sociales son las primeras contribuyentes en esto. Ejemplo de ello:

- Fotos de libros con citas especificas
- Fotos de exposiciones de arte
- Fotos de conciertos
- Comentarios sobre los mismos,
- Covers de canciones en youtube
- Tatuajes de ilustraciones, pinturas, frases

Y así podría continuar eternamente, la globalización y el internet han permitido que todo llegue a las masas, que cada cosa que se haga en el planeta tenga un alcance ilimitado. Eso es algo muy bueno porque podemos ver que está pasando y que está pensando el mundo entero, pero también complica todo a la hora de ejercer un control en los contenidos, en su uso y reproducción. (Imagínense hacer cumplir al pie de la letra eso de prohibida su distribución o reproducción total o parcial, sería una locura, para que esto fuera efectivo, tendríamos que ser todos policías los unos de los otros . . . oye tu! . . . No copies eso. . . Es de alguien más, no lo conozco, pero págale antes)

Si nos fijamos históricamente hemos pasado de salir de un pensamiento común a uno individual como se empezó a desarrollar desde el renacimiento, con la figura del artista independiente,  los inventos, los grandes pensadores y el desarrollo social que se continuaría siglo tras siglo, que se reflejo en el cambio de pensamiento teocentrista a uno antropocentrista.

Luego desde 1900 con las vanguardias de nuevo se busca salir de lo individual para lo cultural, aunque como siempre hubo personajes que resaltaron (claro ejemplo serian Picasso, Dali, Joan miro, solo por nombrar unos cuantos) pero más allá del arte como imagen, podemos centrarnos en el proceso que se evidencia claramente en el cambio de mirada y la concepción del mundo, en como las percepciones que se vieron ampliadas por la visión de unos cuantos y como hoy en día todavía sirven como referente e inspiración a las nuevas generaciones. Fue una manera muy original de proponer el romper esquemas como modo de vida.

Actualmente no se basan por tanto en movimientos artísticos ni tendencias apartadas, sino en cuestionamientos demográficos sobre, ¿Qué somos, como somos y cómo vivimos?

Es una búsqueda constante que quiere reflejar  en una idea, pensamiento, imagen, video película o cualquier expresión una manera para que los demás puedan sentirse identificados, cercanos o tocados de alguna manera, incentivándolos a su vez a compartir y apropiarse de ellas, sintiéndolas como propias, mas no reclamando ninguna tenencia, ni ninguna regalía.

Esto se podría ver como un proceso constructivista de identidades cronológicas y circunstanciales, ahora bien ¿Quién va a ser el guapo que se va a proclamar dueño de esto?

Para terminar solo me queda decir, que el ser humano es una construcción de sus antepasados, sus vivencias, experiencias y todo lo que consume a lo largo de su vida, por ende todo lo que produce cada uno está influenciado, inspirado o construido sobre la idea de alguien más, una que adaptamos a nuestras necesidades y que hacemos crecer al explorarla a nuestra propia manera. Así que en conclusión para mí, todo debería dársele un crédito a la humanidad en general. (Eso significaría regalías para todos, yupiiii!!! . . . Si ya sé, soñar no cuesta nada, pero es divertido.)

1 comentario:

  1. Silvia: gran post! Me gustó esto último que decís en chiste, acerca de regalías para todos. De alguna manera, hoy en día estamos en un mundo donde (casi) todos somos autores: ¿quién no subió una foto o un video a la web? Por eso es que también es difícil diferenciar hoy quiénes son los productores y quiénes los consumidores culturales. De alguna manera, todos estamos accediendo, por un lado, y compartiendo, por otro. Reconocer esto, como sociedad, nos llevaría a entender la autoría de forma más flexible, y a crear los marcos normativos que no criminalicen las prácticas culturales que todos tenemos en la web.

    ResponderEliminar