Poesía natural

Poesía natural

domingo, 2 de febrero de 2014

Magia




No es la magia de hechiceros ni conjuros, nada de abracadabra, que lindas tus bragas, deja verlas mejor cuando te abra de patas, no nada de eso. Aunque bueno podría funcionar, si alguien lo pone en práctica alguna vez y le funciona que me lo haga saber.

La magia de la que hablo hoy es de la cotidiana, aquella que hace que un día sea algo inolvidable, puede ser una palabra, un aroma, una sonrisa, una persona y por qué no, una canción.

Porque la música es como una poción mágica, nos hace sentir que el mundo está a nuestro alcance, que el cielo no es el límite porque siempre existirá algo mas allá. Nos hace imaginar, nos hace soñar. Y si, puede que a veces alucinemos con ella, pero de eso se trata, de dejarnos llevar y así llenarnos de sensaciones inexplicables que se desbordan por nuestros poros, que se manifiestan en esos torpes pero fructíferos bailes que hacemos siempre que nadie nos ve.

Es ese pequeño ritual donde llamamos a la magia que llevamos dentro, donde nada importa, solo esa canción que nos encanta a todo el volumen posible, que aun así pareciese no ser suficiente (nunca lo es), nos embriagamos en la letra (la sepamos o no), nos deleitamos en la melodía, nos dejamos poseer por el ritmo. 

Ahí no se canta racionalmente, se hace de adentro, desde cada fibra, desde cada gota de sangre. El mundo se reduce, se pierde y solo queda ese instante, esa soledad teñida de música acompasada por la locura de tus piernas, que se deslizan por el suelo de tu casa sin importar si lo haces bien o mal. El ritmo invade cada rincón, se apodera de ti y te sientes poderoso, sexy, amado, te sientes tan increíblemente bien, que todo, problemas, estrés, angustias, dolores, absolutamente todo se desaparece, así sea por el tiempo que dura la canción.

Algunos pensaran ahora que la música también tiene el poder de hacernos sentir tristes, desolados, de recordarnos tantas cosas que nos duelen. A veces es veneno y medicina, pero no por ello deja de ser mágica. Porque aun en esos momentos oscuros, donde el alma se encoje en cada acorde, donde cada letra parece ser escrita por tu desgracia, es cuando recuerdas muchas veces que de verdad estas vivo. Y son en si esos momentos malos por llamarlos de alguna manera, los que te hacen apreciar los buenos.

Es una sensacion mágica, melancólica y dulce, que te conmueve casi hasta las lágrimas.

Los invito a pensar en que o quienes traen ese toque mágico a sus vidas.

La magia aunque maravillosa es algo efímera a veces, pero quien dijo que todo debe ser eterno. Dure un minuto, una hora, un día, un mes, un año, cuatro, veinte, no interesa. Lo relevante siempre será saber disfrutarla, porque una vida sin ella es una vida vacía, y así la tengas si no sabes verla, te pierdes de una parte realmente asombrosa.

Deja que la magia entre en tu vida, se aloje en ella, invítala a tomar café de vez en cuando, leele un libro, vive y respira con ella, allí sabrás que existir es mas que tener un propósito, una casa grande, mucho dinero, o incluso un legado que dejar. 

Vivir es disfrutar de esas pequeñas cosas que nos van llenando cada día y compartirlas con aquellos que nos rodean, en un flujo constante de energías místicamente unidas y sabiamente dispersadas, para que busquemos compañías, afinidades y locuras más allá de nuestro espejo.  




miércoles, 19 de septiembre de 2012

la ironia mas grande, es extrañarte cuando fui yo la que decidio desaparecer. . .

lunes, 17 de septiembre de 2012

Creo que tal vez lo que mas me aterra pensar ahora, es que tal vez no me amas como antes, si es asi deberías decirlo, yo lo entenderé. . .
Prefiero tenerte un solo día en mi brazos, a tenerte una vida entera en esta distancia.

Me descorazona tanto ese empeño tuyo de tratar esto como un amor no egoísta.

Se que hay muchas razones y cosas que no permiten que estemos juntos, frente a frente.

Pero mi corazón se niega, se cierra a querer sentir algo mas por alguien, por que contigo esta lleno y se siente bien y no necesita mas.

Aun no entiendo por que te amo, es algo a veces que me angustia pero a la misma vez, se que es lo que hace de esto algo mágico. No tengo otra justificación mas que el amor mismo y esta terquedad de quererte en mi vida.

Tu eres siempre la respuesta a una pregunta que ni siquiera ha sido realizada. Inexplicablemente mi unica conclusión es que eres tu, la persona que quiero conmigo, que no importa el tiempo, no hay afán, almenos no para mi. Se que valdrá la pena esperar.

Esperar por un abrazo, por una sonrisa tuya, por la calidez de tu presencia. Así no pase nada mas, así solo te mire a los ojos y me quede muda, así la vida, el destino, Dios mismo, no nos quiera dar mas que eso. Con eso sera suficiente.

Luego me iré agradecida y guardare todo en mi memoria, sera un recuerdo que acaricie y atesore con gran cariño, continuare mi vida si es tu deseo, pero no esperes que siga contigo y viva al mismo tiempo.

Por que la única vida que concibo ahora, es la que viene atada a tu nombre. . .

No quiero ni puedo amar a nadie mas. . .

Ya lo sé, soy demasiado terca, pero en parte lo aprendí de ti . . .


miércoles, 19 de octubre de 2011




Y volvemos para embelesarnos en movimientos que aún no se suceden o que simplemente ya pasaron, descartando con ello lo que ocurre en el inmediato instante en el que estamos respirando.

Sabemos bien que al contener el aliento se detiene nuestra realidad interna, y que al respirar más rápido hacemos que todo gire a otras velocidades.

La cuestión es ¿por qué será que nos da tanto miedo solamente respirar?, hacerlo de manera casi imperceptible sin pensar en ello, dejándonos existir y estar para ser, siendo una elocuente pero inocente exhalación de una realidad contemplativa.

Pensamos, sentimos, degustamos, pero siempre sea cual sea nuestras acciones estamos en un estado añorativo cómplice, de una existencia que siempre esperara algo diferente, porque somos inconformes de nosotros mismos y cuando nos conformamos nos sentimos estancados.

Pero estar estancado no debería ser algo malo, es un estado en donde sabes que algo mejor vendrá, que viviste anteriormente muchas cosas emocionantes y descabelladas, pero aun así no tienes afán por el futuro porque a su debido tiempo llegara, ni ganas de devolverte al pasado por que este ya ocurrió y te enseño todo aquello que necesitabas saber.

Las pausas vitales como a bien se me ha dado por llamarles, son esos momentos donde todo aquello que se tiene se saborea, dejando que el tiempo pase como se le de la gana, algunas veces lo hace pronto, otras lento , como si cada segundo fuera una eternidad contenida, desesperando a la razón, pero complaciendo al sentimiento.

Dicen que deberíamos vivir cada día como si fuera el ultimo, por eso hay quienes saltan al vacío sin siquiera querer enterarse que hay debajo, particularmente soy partidaria de ello, es la vida que tenemos, aquella que llevamos, ¿si no hacemos locuras en esta, entonces en cual la haremos?

Pero tal vez he llegado a entender que la vida no es solo un sucesión de locuras, es una acumulación de decisiones que nos van dejando satisfechos, independiente de lo bueno o lo malo, porque eso a la larga es algo demasiado subjetivo como para poder explicarlo.

Cada quien hace que su corazón lata al ritmo que mejor le parece, se distiende y atiende sus necesidades físicas, emocionales, mentales o primarias a conveniencia. Priorizamos como se nos da la gana y aunque cada persona que conocemos tenga una opinión sobre todo aquello que hacemos o dejamos de hacer, llegara el punto en que egoístamente solo nos importara la nuestra.

En realidad siempre es así, pero por ser parte de una sociedad y dárnoslas de humanos moralistas y bien portados, pensadores del bienestar ajeno y demás, nos dará por hacernos baños de pureza y en lo posible decir que todo cuanto hacemos es correcto y no tratamos de dañar a nadie.

Pero aceptémoslo cada cosa que hacemos repercute en otros querámoslo o no.
Algunas veces para evitar esto, nos encerramos, alejamos al mundo y a nosotros mismos, desconociendo así nuestra naturaleza más fuerte, remitiéndola a un oscuro y frio cuarto en lo más recóndito de nuestro ser.

¿Por qué será que aún nos reprimimos a nosotros mismos?

¿Acaso no hay suficientes restricciones en el mundo?

Yo diría tal vez que por miedo o cobardía que se yo.

Siempre buscamos el facilismo, vivir cómodamente así no estemos muy conformes pero almenos no nos genera tensiones innecesarias, pero tampoco nos proporcionan emociones reales.

Podemos parar y dedicarnos a no hacer nada y aun así estar haciendo, y hacerlo porque es lo que queremos, independientemente si la situación o las circunstancias te obligan o no a ello, porque en realidad nadie hace nada que no quiere, uno mismo es quien se ata a cosas que no desea y aunque no se crea se hace a voluntad.

La vida es un abanico de posibilidades que se abre cada día a muchos caminos diferentes y aunque no transitemos ninguno, estamos caminando, avanzamos así no seamos capaces de notarlo.

La cuestión está en llegar a entender que el no moverse es un movimiento en si mismo, por que así haya gente que diga que las cosas no vienen a ti, si lo hacen, porque todo pasa por una razón, y una razón viene por todo, se entienda o no.

La vida es vida en si misma por nosotros y para nosotros.

Se escribirá por nuestra mano, por nuestros sueños o simplemente por nuestra omisión, pero nunca dejara de correr para esperarnos, ni tampoco nos empujara para llevarnos.

El ritmo para transitar por ella, lo impone cada quien, porque a la final los pies que bailaran serán los nuestros.

miércoles, 29 de junio de 2011

I have many doubts like any human being, I have fears, hopes, dreams. Things to do, things to live. In some point I want to run so far away from everything, but that is not a solution, that is a coward fact.

So. . .Nothing else remains, only put my pants in the right site, and give face to everything. The live is not easy but is not so complicated like sometimes we believe.

domingo, 29 de mayo de 2011



Y fue así como mi figura yo mande 
a acunarse al lado de tu cama,
volando hacia a ti 
subida en mis suspiros,
 con mi corazón envuelto en su regazo
y mi alma atada a sus bolsillos.

A depositarse como cada noche en tu lecho,  
a darte el calor que sin ti le sobra a mi cuerpo.

A rodearse con tus brazos,
arrullándose al compás de tu pecho,
para embriagarme con el sabor de tu presencia,
mientras me adormilo dulcemente
entregándome a vivir y dormir 
en sueños contigo.


lunes, 16 de mayo de 2011



Si pudiera dibujarte, 
entre suspiros darte mis mañanas
Y escibirte como verso 
en las líneas de mis sabanas.

Si pudiera invocarte yo en mis noches,
si pudieras añorarme en tus desvelos.

Dejaria de extrañarte y llamarte con cada poro de mi ser.

Si acariciar pudiese la tibieza de tu alma
contemplarte a cada roce 
y dibujar tus sonrisas en mi piel.

Si pudiera cada noche yo entonarte mi sonata enamorada,
mi canción desesperada por la angustia de tus labios recorrer.

Dejaría de sentir esta ausencia que me abrasa sin querer.


lunes, 27 de diciembre de 2010

No me duele,
no me importa,
no me acuerdo.

No tengo corazón,
mucho menos sentimientos.

¿Quién dijo que ahora leo tus palabras en mi cuerpo?


No. . .
No 

!Y no!

Ya no. . . Te quiero.


Ni te extraño,
ni suspiro en tus deseos.

Ni me arrimo a la melancolía,
del fallido encuentro.

Ni remuevo mi esperanza,
en los rastrojos sobre el suelo

Ni abrigo mi soledad,
con los girones de tus versos

Ni caliento mis noches largas,
con el fantasma de tus besos.